miércoles, 4 de octubre de 2017

Sos preciosa

If no one else has said this to you. I am saying this to you. There is genius in you. There is splendor. Wonder. 
Gifts beyond gifts.
Nyyirah Waheed




No nos lo han dicho mucho.
Nos lo han dicho pero mezcladito/empañadito por la palabra ¨pero¨.
Nos lo han dicho y por razones varias no hemos podido escucharlo.
No nos lo han dicho las suficientes veces,
o en un tono lo suficientemente audible.
Nos lo han dicho acompañado de ¨pero comparado con...¨
No tenemos la costumbre de decírnoslo a nosotros mismos.
No sabemos que podemos hacerlo.
No sabemos cómo hacerlo.
En fin, no lo hacemos.

No vemos ni nos decimos lo suficiente,
ni a nosotros mismos ni a los demás, lo preciosos que somos
y es una pena por que es tal la necesidad...


Por eso, cuando invito a algunas personas a detenerse,
y a reconocer sus maravillas, aquello que está bien en ellas,
aquello que es bueno, lindo, valioso o genial;
al principio se mueven un poco en el asiento, se ponen coloradas,
no saben por dónde empezar.
El pudor aparece primero, el miedo a ser vanidosas o creídas,
en segundo lugar. 
O en distinto orden, lo mismo da.

Pero si se animan a quedarse con la incomodidad y se observan con detenimiento, si prestan atención a los detalles de sus vidas,
a todo lo que ya hay, poco a poco empiezan a aparecer las primeras señales que marcan un posible caminar:
de mirar el vaso lleno, reconocer lo que sí hay, valorar la singularidad, empezar a darse poquito a poco a si mismas aquello que algo en ellas muestra necesitar.


Todos necesitamos para crecer una mirada que ponga el foco en valorar.

Y la buena noticia es que siempre estamos a tiempo de aprender a mirar.

¿Ya miraste hoy lo que si hay?





jueves, 28 de septiembre de 2017

Poesia


Great Poetry holds the mystery.
M. Howe



Leí por ahi que hoy es el día internacional de la poesía.
Me sonó a bolazo, pero me dieron ganas de todas maneras
de honrar y agradecer la existencia de ese género
en el cual no soy muy entendida pero que con los años cada vez más importante es para mi vida.
Dejo acá una poesía cortita de mi autoría
y otra prestada de Wendell Berry,
y los invito a los que tengan ganas
a compartir en los comentarios alguna
de sus preferidas.

El poeta,
sintiendo la incomodidad
de lo aún sin forma
espera.
Invita sentidos,
escucha palabras
Lentamente.
a su tiempo
algo precioso se abre paso:
continuidad
de lo olvidadonodichoaúndesplieguedelonuevo.

Comienza a ser reconocible
nada menos que algo especial,
único,
nunca antes dicho.


Cuando el temor por el mundo crece en mi
y despierto en la noche ante el menor sonido
preocupado por qué será de mi vida 
y de las vidas de mis hijos,
voy y me acuesto allí donde el pato
descansa su belleza en el agua
y la garza real se alimenta.
Entro en la paz de las cosas salvajes
que no ponen a prueba sus vidas con la anticipación del dolor.
Entro en la presencia del agua quieta
y siento sobre mi cabeza a las estrellas ciegas al día
esperando con su luz.
Por un momento descanso en la gracia del mundo
y soy libre.
W. Berry



domingo, 20 de agosto de 2017

Animate

El jueves pasado al mediodía, fuí a la librería a fotocopiar material para el taller.
Mientras esperaba entraron dos chicos, no tendrían más de 20 años.
Mientras uno elegía unos cuadernos, los típicos para la facultad, el otro levantaba una caja inmensa de marcadores de colores y decía:

¨cómo me gustaría tener unos de estos¨
Me enternecí al escucharlo.
Para qué? le preguntó el otro ante mi sorpresa.
En ese momento, sentí el primer impulso de meterme en la conversación     ( tranquilos, lo referené!). ¨Para dibujar, para pintar, para crear, para hacer cuadros sinópticos de un tema que estás estudiando, para escribir carteles de colores, para dejar notas de amor, dibujar mapas con indicaciones de cómo llegar a lugares, planos de casas....qué se yo...tantas cosas que podés hacer con una buena caja de marcadores¨...pero me llamé a silencio. Aunque una parte mía moría por intervenir, otra no quiso ser esas señoras que se meten en conversaciones ajenas, Opté por callar.
La fotocopiadora tardaba, me dio tiempo para seguir atenta a esos dos chicos/muchachos/camino a ser hombres.
El de los marcadores llamó a otro amigo por teléfono mientras el de los cuadernos hacía la cola para pagar.
¨Hola man, venite que nos juntamos en casa a tomar unas birras¨ ( atenti, jueves tres de la tarde)
No escuché textual lo que decía el que estaba del otro lado del teléfono, pero seguramente fué algo como: No man, que bajón, no puedo, estoy tomando antibióticos y no puedo tomar birra.
Si hubiera sido unos de esos tests de frases incompletas, yo hubiera dicho que el anfitrión iba a responder: ¨Venite igual boludo, lo que importa es juntarnos, te compro una fanta o te hago un nesquick!
Ja, me hubiera ido mal en ese test.....
Ante mi sorpresa, el invitador contestó: ¨boludo, a mi me dijeron que no pasa nada, que podés tomar birra aunque estés tomando antibiótico....venite igual, no seas cagón¨

Segundo impulso de intervenir, ganas de decirles lo que para mi era obvio, y se ve que para ellos no tanto. Se me representaron las caras de mis hijas mirándome con cara de ¨mamá, ni se te ocurra meterte¨, y nuevamente me llamé a silencio, quedándome con el corazón estrujado, con mis fotocopias en la mano.

Entonces escribo, porque es una de mis formas preferidas de transitar lo que vivo. Y porque es la forma que encuentro hoy de darle pista a la señora metida que hay en mi, de honrar sus ganas de decirles a los niños y de decirnos a nosotros los grandes que ¨lo que importa es encontrarnos, compartir, escucharnos, reirnos juntos, hacernos compañía en esta vida que no siempre es fácil. Que lo que importa, (aunque así lo asegure la publicidad, y aunque porsu también se disfruta juntarse a compartir una), NO es la cerveza¨.

Feliz día a todos los niños, y al niño de la librería, si me estás leyendo espero no sea tarde para decirte con cariño: ¨Invertí, regaláte en tu día esos divinos marcadores que tanto te gustaban, y animate a crear..., seguro tenés con qué¨




domingo, 6 de agosto de 2017

Se como las camelias, escucho...

Las camelias...vestidas de rojo nos regalan su belleza en los días grises del invierno...pronto se sueltan de sus ramas

en su paso evanescente, cuánto nos enseñan...


¨Their blooms appear in one energetic burst, when the winter color has dulled to gray. You see a wink of color and turn to see a lady dressed in red. She tosses of her beauty in the hour of its perfection, and the flowers carpet the ground where you walk. The flowers do not adorn the branch for long, but fall off at its´ peak. You can see why some people would think this peculiar feature unappealing, even disturbing, but the Buddism saw a lesson in this: In life there is death, in form, there is emptiness, in eternity, there is fragility. What are you holding on to? What will you live behind? 
Like the blossoms in their evanescent beauty, throw yourself into this moment, and leave no trace...¨
Karen Maezen Miller


Hoy abro mis manos y dejo que la arena se escurra entre mis dedos,
que el agua pase camino al mar y ya no vuelva.
Dejo que el brillo de la luz cambie
permanentemente la forma de su huella en el río,
que las notas de esta canción avancen
hasta desvanecerse en el aire.
Abro mis manos y dejo que la vida sea,
aunque no todo me guste, 
aunque no todo me convenga.
Abro mis manos porque sería una lucha inútil
cerrarlas e intentar aferrarla o detenerla.
Abro mis manos y siento el calor del sol y la caricia del viento
Abro mis manos y en ese abrirlas
dejo ir las ansias de querer frenar el tiempo
y me entrego
y me ofrezco
Y sin saber qué pasará mañana,
a ésta, mi vida, con las manos abiertas
la bienvengo.


domingo, 16 de julio de 2017

Un milagro cerca de tu casa

A miracle is a shift in perception: from fear to love
Un milagro es un cambio en la percepción: del miedo al amor
Anónimo



¿Se acuerdan cuando jugábamos al juego de la silla? 
Siempre una silla menos que la cantidad de participantes. Una música. La consigna de caminar alrededor de las sillas y cuando la música se detenía, correr a asegurarse un lugar. 
La adrenalina, el alerta, el no poder disfrutar de la caminata, y menos de la música, tomados por el terror a quedarnos sin lugar, a quedarnos afuera del juego. 
El cuerpo y la atención divididos: un ojo siempre en las sillas, el otro en el que manejaba la música, el cuerpo regulando el paso para no alejarse demasiado de la opción segura.

El miedo sentido en el cuerpo, motorizando cada movimiento.

Ayer, en un taller al que asisto como alumna, ante una consigna que no tenía relación directa con el juego de la silla, rescaté esa sensación vieja de miedo guardado en el cuerpo, el recuerdo de ese juego de infancia, la ternura para con esa que fuí y que cada tanto vuelve.

Y pude celebrar también la transformación ya acontecida, el cambio de percepción que ha sucedido con los años en mi vida. 
Un cambio que me encuentra hoy pudiendo mirar el mundo muchas, muchísimas veces, con ojos de apertura y posibilidad, con cierta ¨tranquilidad¨ de que cuando la música se detiene, el frente que me toca mirar, la silla que me toca ocupar, ( o el quedarme sin), es un mundo nuevo por descubrir, una nueva oportunidad, muchas veces dolorosa si, pero oportunidad al fin, para crecer.
Un cambio que me permite disfrutar del camino y de la música, sin estar todo el tiempo preocupada por cuidar mi lugar, ni andar empujando a otros para no quedarme sin, ni creer que tener silla es necesariamente ¨mejor¨que haberme quedado sin.
Un cambio que me permite confiar en que hay suficiente, y no mirar a los otros jugadores de este juego como enemigos con los que tengo que competir, a matar o morir.

No puedo asegurar que sea un estado ¨estable¨ , valga la redundancia 
pero ya que suceda más veces que menos, es un milagro.

(se ve que no hace falta alejarse mucho de casa para ver milagros)

sábado, 1 de julio de 2017

¿Todo en orden?

´Escribí, buscando con mucha atención, lo que en mi se estaba organizando, y que solo recién después de la quinta paciente copia empecé a percibir..., empecé a comprender mejor lo que quería expresarse.
Esa paciencia si la tuve, la de soportar sin siquiera el consuelo de una promesa de realización, la gran incomodidad del desorden...además de la espera difícil, la paciencia de recomponer por escrito paulatinamente la visión inicial que fué instantánea...recobrar la visión es difícil, y como si eso no bastara, lamentablemente no se redactar, no se vestir una idea con palabras...¨
C. Lispector
Recuerdos de la confección de una novela


Me despierto temprano pensando en llegar a lo de mamá a tiempo para ayudarla a levantarse, me avisa que se siente bien, que va a dormir un rato más, que no corra. Preparo mates, abro las cortinas, pongo música, busco un post viejo que quiero compartir con una amiga. Me doy cuenta que hace tiempo que no publico en el blog. Quisiera escribir algo. Y no viene nada articulado. Solo palabras sueltas y desordenadas que como una catarata van deslizándose desde las teclas...vida, corridas, preocupación, conciencia, lágrimas, cansancio, tiempo limitado, canciones, asombro, maravilla, hijos, arrepentimientos, amores radicales, incertidumbres, pausas, gratitud, emoción, soledad, conexión, aprendizaje, inquietud, miedo, confianza, ternura, naturaleza, libertad, tristeza...podría seguir...siguen viniendo si me quedo y les hago lugar...

El otro día, un médico en una sala de espera me preguntó: ¿qué tal, todo en orden?

´Todo tan en orden como puede estar en orden una vida¨, le contesté...con tono de ¿¨que tan en orden puede estar una vida? (como era un médico de cierta edad, creo que algo entendió, al menos no me miró con cara de ¨loca, qué decís?¨).

Ahora recuerdo ese intercambio fugaz y pienso : tan en orden como este potpourri de palabras y cuestiones que conviven en mi como una variopinta familia de parientes en una casa chorizo.

Tan en orden como puede estar algo vivo, que se mueve, que muta....tan en orden, tan en desorden, tan en permanente transformación...

Asi las cosas mis queridos y queridas

Buen día!




jueves, 8 de junio de 2017

Otra noche

When someone says to us: 
¨ Darling, I care about your suffering¨, 
a deep healing begins.
Tara Brach


En la oscura noche del alma,
me salva hacer una pausa
poner mi mano en el pecho
dejar que se haga en mi un mínimo espacio,
que pueda recibir mis lágrimas
y dejar que mi corazón lata a sus anchas.

Me salva que el auto que va adelante,
con su calcomanía naranja,
me recuerde la pregunta:
¨Respiraste hoy?¨

Me salva un encuentro
en el que soy escuchada
sin ser juzgada,
en el que soy bienvenida,
 ¨tocada¨ con delicada amorosidad,
y profunda empatía,
en el que alguien querido al escucharme me dice
¨nada de lo humano me es ajeno¨,
y con esas palabras, como con un bálsamo
me envuelve y me cobija por un buen rato.

Me salva animarme a buscar esa piel nueva
que se que está ahí, disponible,
una piel más porosa, más blandita,
esa desde la cual puedo levantar el teléfono
y decirle a mi amiga: te extraño, encontrémonos,
me vendría bien tu compañía.

Me salva dedicar tiempo a,
de variadas y ricas maneras,
poner conciencia en lo vivido,
mirar el recorrido,
alivianar la carga,
encontrar nuevos sentidos.

Me salva acompañar-me
y dejarme acompañar
mientras atravieso una noche más.