jueves, 22 de noviembre de 2012

Ejercicio de escritura en la Patagonia

¨Alejandra sonrió con ganas, inclinándose en una reverencia. 
Por cortesía al tiempo concedido, por respeto al derecho de estar¨ 
Vlady Kociancich, Cuando leas esta carta













Existe un tiempo necesario, perfecto.
En el que no hacen falta más pruebas,
no hace falta hablar.
Solo la montaña, mis piernas doblegadas,
mi garganta anudada.
Encontrarme y saberme enamorada,
de estas estrellas y este sol.
Instantes de música inmejorable,
misterio inexpresable.
Tantas palabras... que se lleva este viento patagónico

.










4 comentarios:

  1. Viento que lleva, y que también trae
    afectos, heridas, alegrías, dolores
    lleva y trae
    recuerdos
    intensidades.
    Lleva y trae?
    O muestra lo que está?
    Lo que tenemos, lo que somos...

    Si el viento no lleva o trae
    tal vez sí
    por lo menos muestra
    nos hace ver
    nos desnuda.

    Gracias FLor!

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno Jaimito que el viento ( del que por allá tenés taanto!), ayude a ver, porque cuando vemos, todo es nuevo, nada es igual, y cada día es un festejo. Gracias, gracias, vos sabés.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Flor por ayudarnos a ver, a percibir, a conectar. Gracias Jaime por acercarnos al Cóndor una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bueno lola que también pudiste pasear un poco!

      Eliminar