sábado, 20 de octubre de 2012

¨Ya en la infancia y adolescencia me propuse escribir un libro sobre las personas que me rodeaban. En parte, puedo decir que éste es el libro. Pero solo en parte, porque la memoria es débil, y los libros que se basan en la realidad con frecuencia son solo pequeños atisbos y fragmentos de cuanto vivimos y oimos¨. 
Natalia Ginzburg

Parece que fué ayer, pero pasaron muchos años.
Volver es cada vez pasar de nuevo un ratito, pero con estos ojos de hoy.
Con el corazón más blandito, más abierto, más tranquilo.
Volver es alegría de reconocerme en esa baranda, en esa palmera, en ese piso de madera, en ese patio. Es gozo inexplicable de volver a encontrar todas esas caras, que alguna vez fueron cotidianas.
Es abrazos, es miradas, es historia, es parte, es ingrediente.
Volver fué verlos y sentir con asombro y ternura, cómo crecieron! Tantos habían quedado en mi memoria chiquitos y con el uniforme puesto, la camisa afuera, las medias bajas...
Volver y actualizar la foto, los mismos pero distintos, niños/hombres, niñas/mujeres, en el mismo lugar, ese querido lugar de la infancia.
Todos crecimos.
Ahora, quizás por mucho tiempo, no haya razones para volver.
Pero ese lugar tan querido, y esas caras,
están para siempre, en mi corazón.
GRACIAS

2 comentarios:

  1. Flor, mañana vuelvo al cole, a recibir mi medalla de 30 años de egresada, y estas palabras serán un poco para esa ocasión. Gracias por estar siempre conmigo.
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh, qué bueno! Que sea un buen regreso!

      Eliminar